Beneficios del yoga para cuarentenas

Varios son los trabajos científicos que han estudiado los beneficios del Yoga para quienes lo practican. Por ejemplo, la revista Health Education & Behavior, publicó un estudio en el que se determinó que veinte minutos diarios de meditación guiada y yoga combinada con seis sesiones, una vez a la semana, de trabajo de grupo reduce la sensación de estrés en más de un 10% y, además, mejora la calidad del sueño.

Beneficios físicos del Yoga

Aumenta la energía para realizar nuestras actividades diarias: mejor circulación sanguínea, incluidos músculos, órganos vitales y cerebro (mayor cantidad de factores tróficos y vasculares). Una cuarenta obliga a disponer de buenos recursos físicos y emocionales para soportarla y ayudar a otros.

Fortalece la musculatura de todo el cuerpo: potenciación actividad metabólica por mejor circulación sanguínea.

Aumenta la capacidad pulmonar y mejora la respiración: potenciación de la actividad metabólica en todo el organismo por aumento del oxígeno disponible con buena distribución en el organismo por mejor circulación sanguínea.

Mejora la postura: alivia molestias articulares y musculares, facilitando que el cuerpo corrija defectos.

Aumenta la flexibilidad muscular, articular y tendinosa por alivio de dolencias dolorosas.

Refuerza el sistema inmunológico: aumento de citoquinas antiinflamatorias con alivio y/o prevención de enfermedades auto inmunes y de otras en que los procesos inflamatorios son relevantes: ateromatosis (que lleva a riesgo de infarto miocardio y accidentes cerebro vasculares), lupus, artritis, psoriasis, patologías psíquicas (depresión, enfermedad bipolar), etc.

Beneficios mentales del Yoga

Calma y relaja en situaciones estresantes: conflictos emocionales (familiares, sentimentales, económicos, etc.), cuarentena que implica aislamiento y reclusión.

Mejora la concentración focalizando nuestra atención en el presente, permitiendo apartarnos de la fantasías catastróficas respecto del futuro, sacándonos de las noticias repetidas una y otra vez.

Disminuye la angustia y ansiedad para comer, se liberan diversas sustancias, la más popular es la endorfina.

Trabaja la tolerancia a la frustración, facilitando rutinas de ejercicios que son factibles de cumplir.

Ayuda a liberar emociones estancadas (rabia , pena , etc.) , por la producción de sustancias energizantes y tranquilizantes, p. ej. endorfina.

Mejora la calidad del sueño por sustancias calmantes y mejor aceptación de los ritmos circadianos (activo de día para descansar de noche).

Prevención y protección de enfermedades psíquicas: depresión, pánico, enfermedad bipolar, por activación de sistemas neuro protectores y antiinflamatorios.

Mejor aceptación de la alimentación saludable. Por ejemplo, la dieta mediterránea, basada en pescados, verduras, frutas, legumbres, nueces, almendras, aceite de oliva. Al mismo se evita o disminuye la ingesta de carnes rojas, azúcar, harinas, grasas, comida chatarras y pastelería.

Dr. Pedro Retamal C.
Facultad de Medicina
Universidad de Chile.
Centro de Enfermedades del Ánimo
www.psiquiatriachile.cl

Constanza Retamal P.
Instructora de Yoga niños y Adultos

Deja una respuesta