La base del tratamiento es el Litio, pero existen otras alternativas o combinaciones, entre ellas carbamazepina, valproato, lamotrigina, etc. con cierta frecuencia en la fase de aceleración se requiere adicionar tranquilizantes o hipnóticos y en la fase de tristeza antidepresivos. A veces se requiere hospitalización.

También es muy útil la orientación psicológica y la psiocoterapia.. La conversación acerca de los problemas personales que pueden desencadenar los epidsodios de la enfermedad así como las repercusiones que ésta tiene sobre la vida de la persona, su trabajo y familia, ayuda a encontrar mejores soluciones.

La psicoeducación es muy relevante. Lo más importante es que el tratamiento debe ser permanente, siendo la única manera de hacer prevención y evitar recaídas. Así es posible desempeñar los roles laborales y familiares en forma normal.

Por el Dr. Pedro Retamal C. Médico Psiquiatra