• Cómo diferenciar una reacción normal de tristeza de una depresión

    Es difícil distinguir cuando una alteración anímica es patológica, llevando a que el paciente recién consulte cuando el cuadro es muy severo. Con frecuencia, las personas cercanas a quien padece una pena-desanimo “pueden comprender” que las quejas son exageradas, pero similares a las que ellos han presentado en situaciones similares y normales. Esto podría explicar que no se den cuenta de la gravedad de la situación.

    ¿Qué cosas ayudan a considerar si se trata de algo patológico?

    – Ausencia de evento adverso desencadenante.
    – Si está presente, su efecto es muy intenso y prologado.
    – Se experimenta un fuerte sentimiento de pérdida, de tal manera que se sigue buscando-anhelando lo perdido, pero se siente como irremediable.
    – Impacto emocional doloroso que no puede ser aliviado con el razonamiento y hechos objetivos.
    – Algunos síntomas son relevantes: despertar en la madrugada, desinterés por sus actividades cotidianas, retraimiento en las relaciones sociales, síntomas somáticos (aflicción tóraco-abdominal, anorexia, inhibición de la libido, dolores corporales, en especial extremidades inferiores, cefalea y lumbago).
    – Síntomas de compromiso cognitivo: fallas de concentración, memoria, planificación y decisión.
    – Aparece alteración de la autoestima.
    – Ideas de culpa y de muerte.
    – Es relevante considerar la historia previa de episodios depresivos y los antecedentes genético-familiares de enfermedades del ánimo, incluido suicidio.
    – En la evolución, pueden aparecer síntomas aceleración y delirios.

    Dr. Pedro Retamal C.
    Profesor Asociado
    Facultad de Medicina. Campus Oriente.
    Universidad de Chile.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply