• Cómo detectar posibles trastornos mentales en nuestros hijos

    Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi la mitad de los trastornos mentales se manifiestan antes de los 14 años y la prevalencia de problemas de salud mental en la población infantil y adolescente está cifrada entre un 10% y un 20%.

    La adolescencia es una etapa en la que la mente todavía está formándose, por lo que el abordaje temprano de problemas de salud mental ayudará a que el joven pueda madurar y evitar la cronificación de la dolencia.

    Para Ana Pascual, psiquiatra coordinadora de la Unidad de Media Estancia (UME) para adolescentes con trastorno mental grave de Casta Guadarrama, en esta etapa de la vida hay muchos trastornos mentales graves como los digestivos, los trastornos de personalidad, los rasgos disfuncionales de personalidad, los trastornos psicóticos, los primeros brotes de esquizofrenia( entre los 16 y 17 años), los trastornos reactivos del vínculo (provocados por una situación vital en la que no se tiene una referencia de un adulto, como les ocurre a algunos niños adoptados o abandonados)…

    Pero, ¿cuáles son los signos que hay que atender para detectar un posible trastorno? Según Ana Pascual hay que prestar especial atención a los siguientes:

    —Alteraciones en la conducta alimentaria: pérdidas rápidas de peso, vómitos autoprovocados o restricción importante de las ingestas.

    —Alteraciones en el ánimo: ideas de muerte, amenazas de hacerse daño, inestabilidad marcada en el humor, somatizaciones frecuentes como quejas continuas de dolor abdominal o cefaleas…

    —Trastornos serios de conducta: conductas sexuales inapropiadas, absentismo o fracaso escolar grave, fugas, abuso de sustancias…

    —Dificultades en relaciones sociales: exceso de timidez o inhibición extrema, aislamiento, ansiedad de separación severa, fobias graves o raras…

    —Síntomas psicóticos, como delirios o alucinaciones.

    Explica que si se detecta algunos de estos comportamientos, lo idóneo es acudir al servicio de pediatra o médico de cabecera, quien a su vez derivará a la red de salud mental de la comunidad autónoma correspondiente. «Hay ocasiones en las que es necesaria una hospitalización parcial del paciente que consiste, generalmente, en que asista por las mañanas a terapia y, por la tarde, pueda marcharse a casa».

    En el caso de que esta vía no ofrezca los resultados esperados de mejoría del adolescente, «sería necesario un tratamiento terapéutico intensivo con terapias grupales y atención de un equipo disciplinar», asegura esta psiquiatra de la única unidad pública de media estancia de España para adolescentes. «La terapia se desarrolla de forma grupal y cuando se obtienen buenos resultados se añade también una terapia individual. Trabajamos mucho desde el vínculo y la relación entre ellos, para incidir en la resolución de conflictos, el trabajo en equipo…».

    Ana Pascual afirma que los adolescentes llegan a los centros en un estado muy ambivalente. «No quieren ingresar pero tienen saben que tienen que cambiar porque no llevan una vida normal de un chico de su edad y, por lo general, ni estudian ni tienen amigos».

    Pero no solo se atiende a estos adolescentes. Sus padres también reciben la atención adecuada, en primer lugar, para ayudarles a entender lo que les pasa a sus hijos, porque ante la incertidumbre sufren mucho. «Les asesoramos y les damos las herramientas para que sepan cómo hay que tratarles en cada momento de la forma más adecuada.

    No hay que olvidar que, al quedarse ingresados largas temporadas, los padres también sufren mucho a pesar de que saben que es lo que necesitan sus hijos para tener la oportunidad de curarse o desarrollarse como adultos de la manera más normalizada posible. Con un trabajo conjunto, intentanmos que los jóvenes avancen en su proceso de recuperación».

    «Lo fundamental —insiste esta especialista— es que se detecte cuanto antes cualquier signo de alarma para evitar la cronificación de la dolencia en la edad adulta».

    Fuente: http://www.abc.es

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply